La Luna y las Estrellas de Cocorosie brillaron en Bogotá

El dueto francés Cocorosie se presentó en Bogotá
Por Diago el Lun, 10/05/2015 - 22:42

El pasado 3 de octubre el dueto frances Cocorosie se presentó en el Teatro ECCI de Bogotá como parte de su tour mundial y en el que transformaron la atmósfera del recinto. Aquí todos los detalles del show.

La noche de  27 de septiembre cientos de coterráneos pudimos disfrutar un fenómeno natural inimaginable. Los bogotanos salieron a las calles a partir de las ocho de la noche y, rompiendo con la rutina del domingo, se concentraron en varios grupúsculos de curiosos, aficionados, escépticos, fanáticos y tantos más; todos buscando el mejor lugar para entregarse a los placeres del firmamento: Fue la noche en que nuestra generación pudo contemplar el eclipse total de Luna donde como nunca el astro madre se hizo más grande, más luminoso, más fascinante.

La experiencia en si es indescriptible como el efecto que causa en la humanidad; esa luna vanidosa y coqueta traslucía un tono rojizo que nosotros agradecíamos contemplándola con descaro. Al cabo de unas horas la magia se esfumó entre la oscuridad de las alturas, todo lo bello se desvanece como el humo y deja un entresijo de melancolía y éxtasis. “Si no fuera así no sería bello, oí decir, seria costumbre”  pero yo  no pensaba en eso, pensaba en ese rojo que se escondía, lo intentaba recordar mirando a las estrellas esa noche y todas las noches siguientes hasta que me topé con las estrellas que custodian el interior del Teatro ECCI en el centro de Bogotá una semana después. Sin darme cuenta como ni cuando estaba sentado el 3 de Octubre a las ocho de la noche (¿Coincidencia cósmica?) esperando la aparición en tarima de  Bianca y Sierra o como su madre y medio mundo las conoce: Cocorosie.

373 curiosos llenaron el recinto con entusiasmo y al cabo de una hora de ingreso estábamos listos en nuestras butacas para presenciar una nueva experiencia con la grandeza. Oscuridad, gritos de la audiencia y la aparición triunfal de las hermanas: Sierra, en overol y peluca blanca, como su sonrisa, Bianca de overol naranja deslumbrante, lentes oscuros y una gorra coronando sus rizos portentosos; en el fondo y de vital importancia estaba Takuya, el prodigioso maestro del piano y la trompeta junto a Tez sorprendente Beatboxer.

Abrieron la velada con la canción principal de su último álbum: "Heartache City", suavecito, despacito, como quien emprende un viaje a las estrellas fuimos entrando en el juego; la siguiente canción, "Un Beso", y todos los asistentes extasiados queriendo sentir esos labios, ¿dos canciones y ya en estas? ¡Qué buenas son estas muchachas! Pensaba. Llego el turno del tercer sencillo del álbum, "Tim and Tina" y ya nadie estaba su asiento. Los conciertos no son para quedarse sentado. Luego llego una de las memorables, "R.I.P. Burn Face" del "Grey Oceans", donde se nos empezó a revelar la caja de pandora que es Bianca y los sonidos que emite con todos sus instrumentos/juguetes (En una mesa tenia para nuestra curiosidad sonora varias campanas, cajas musicales, cuerdas y grabadoras); volvimos al último trabajo con "Lucky Clover" una de las más interesantes de las Coco mezclando el lirismo de los primeros álbumes con la experimentación de voces y sonidos más un Hip Hop potente para darle al coctel un tinte más explosivo.
Apenas nos reponíamos con el cuerpo vibrante cuando sonó la emblemática "Lemonade" y los 373 mortales saltando sin llegar al piso, las Coco sonreían entre si y Bianca susurraba “Ves hermana, te dije que en Colombia nos adoraban. Démosles otro clásico, démosles God Has a Voice, She Speaks Through Me” y nosotros  en una especie de levitación.

Llegó el turno de que Tez sacará sus uñas, o mejor, sus cuerdas vocales para entregarnos la más sorprendente muestra de Beatbox y nosotros cual montaña rusa nos preguntábamos ¿se puede llegar más alto, más lejos, más rápido?, Y Tez nos demostraba con facilidad no solo que era posible sino necesario. Regresan las estrellas sin overoles y arremeten con otra canción icónica: "Villain" del "Tales of a Grass Widow" y vuelta a la caja de Pandora con "Forget me not" y "Big Black". El destino nos jugó una mala pasada cuando tuvieron que prescindir de la mágica "Terrible Angels" por problemas técnicos. Escuché como Bianca le preguntaba ansiosa a Sierra “¿Y ahora qué hacemos? Tranquila que los tenemos en nuestras manos, toquemos "Smokey Taboo" y asunto resuelto”. Dicho y hecho muchachas, no podrían haberlo mejor….

Cuando creímos que no podríamos llegar a mayores estados eclipsan el Teatro Ecci con la majestuosa "We Are On Fire"; un momento, ¿eclipsar? ¿Cómo es esto? Divagaba mientras que en tarima Takuya hacía de las suyas para darle entrada a "Lost Girls", canción con que nombraron esta gira latinoamericana. De esta forma: suavecito, despacito, hacíamos nuestro descenso mientras sonaba "Werewolf "y las Cocorosie, igual de dichosas que nosotros comentaban entre sí “Que buen concierto dimos ¿no es cierto? Si, dejemos una última canción para que no nos olviden nunca, cerremos esta noche con Teen Angel”. Sensuales, coquetas, atrevidas y creativas; tantos apelativos para describir lo indescriptible, para describir lo bello; ¿Bello? ¿Finito? “Si no fuera así no sería bello, sería costumbre” volvi a recordar cuando se pronunció la oscuridad del escenario llevándose consigo la imagen de las hermanas Casidy. Fue en ese momento cuando entendí que el Eclipse de hace días anunciaba la visita de Cocorosie a Bogotá y si hace ocho días soñamos extasiados con la imagen de la luna roja, ahora podemos dormir tranquilos con los sonidos en la memoria de este magnífico concierto.

En esta nota: